domingo, mayo 18, 2014

¿Tienen viabialidad las empresas de tamaño intermedio en la economía digital?


mis-recetas.org

Estamos en uno de los momentos más interesantes de Internet. Aquel que, financieramente, esperaban los inversores de la "vieja economía" (en contraposición con la que se denominó "Nueva Economía") a finales de los noventa. Aunque nada que ver con lo que se imaginaban. Hoy la economía digital reclama su propio desarrollo muy contrapuesto en muchísimos aspectos a los métodos y filosofía predominantes en la economía tradicional.

Un gestor de la economía digital difícilmente puede apoyarse ya en planes de negocio, sus capacidades se desenvuelven a través de herramientas como el lean startup, lean canvas, sabe que debe moverse en un marco definido por la innovación abierta, le saca un partido excepcional a la experiencia del usuario, es un maestro en pivotar, asimila o le saca ventaja a las innovaciones disruptivas e incluso es capaz de canibazalizar su cuenta de resultados con tal de sobrevivir en un salto tecnológico de entidad. Un cambio cultural radical.

Un entorno con excesivo peso de la economía tradicional no crea un clima positivo. Excesivos gestores están a la defensiva ante las innovaciones más disruptivas. Lenguajes, formas y métodos muy diferentes que los sectores tradicionales no siempre asimilan de facto.  En el mejor de los casos, tratan de moverse con lentitud hacia estos conceptos con dudas e incertidumbres.

La tecnología y el conocimiento se convierten en inputs decisivos en lo digital:  diseño, programación, multidispositivos, marketing digital, pagos digitales, leads, blockchain...

Las empresas digitales forman un ecosistema complejo que va más mucho más allá de espacios concretos como  Silicon Valley y otras aproximaciones. Grandes y pequeñas digitales se erigen como protagonistas en muchos lugares del mundo.

Ideas más o menos innovadoras repartidas en cientos de miles o millones de pequeñas startups o jóvenes emprendedores digitales de las cuales unas pocas abren vías revolucionarias en muchas vertientes: comercio electrónico,  monedas virtuales, pagos móviles,  comunicaciones, publicidad, social medial, juegos, educación online, ocio, ciudades inteligentes....

¿Es un mundo donde puedan sobrevivir a largo plazo estas PYMES digitales? Sabido es que las grandes empresas tecnológicas digitales cada vez más se consolidan como monopolios y con capacidades financieras que superan a los sectores tradicionales como la banca, la industria del automovil u otros sectores representativos de la economía de hace dos décadas.

El espacio de las empresas digitales intermedias

Más de veinte años de desarrollo de Internet permiten ver con cierta perspectiva las tendencias y la conformación de una estructura cada vez globalizada.  

Internet nació global por definición y su desarrollo en la práctica deja lugar a pocas dudas, Google, Facebook, Twitter, Apple, Microsoft, Amazon son empresas globales que proporcionan servicios locales muy potentes. Y esta tendencia hacia la concentración no puede no debe ser infravalorada.

Lo que es menos conocido es que empresas digitales intermedias siguen unas tendencias similares de concentración y crecimiento, muy ligado a sus capacidades para asimilar nuevos métodos, innovaciones disruptivas y capacidad de internacionalización.

¿Puede una empresa de Internet de recetas de cocina cotizar en Bolsa? Llegar a ser una empresa de un tamaño considerable a escala global. Si me hubieran hecho esta pregunta hace un año hubiera sonreído.

Es un sector que conozco bien porque forma parte de un hobby personal y de un emprendimiento familiar de éxito: mis-recetas.org. Este sitio registraba más de seis millones de usuarios únicos el pasado mes de diciembre y sus Apps para móviles lideraban las descargas en casi todos los países de habla hispana. Liderar un mercado de habla hispana parece algo relevante, muchos usuarios, una enormidad de servicios gratuitos... ¿Monetizar? bueno, lo de siempre publicidad, intentos de materializar leads diversos.... Sobrevivir a base de muchísimos esfuerzos. Difícil llegar a la escala intermedia que van alcanzado empresas digitales en América y Asia fundamentalmente.

 Cookpad compró mis-recetas.org hace unos pocos meses. Hace poco visité Cookpad.com en Japón, la empresa de Internet cotiza en Bolsa y tiene una amplísima popularidad en todo el país, con más de 30 millones de usuarios únicos/mes. Conozco todavía muy poco sobre ella pero las lecciones aprendidas son inmensas. Tengo que confesar mi más absoluta admiración por esta empresa y sus directivos. Su tecnología (con mayúsculas), su concepto de usuario, de producto, su capacidad para crear equipos nacionales e internacionales, hibridar conocimientos distintos, atraer y seleccionar el mejor talento, crear espacios únicos de generación de ideas, planificar pivotando... Una de las mejores empresas digitales que he llegado a conocer.

Ha cambiado muchas de mis concepciones y me ha hecho reflexionar sobre la gran oportunidad que están perdiendo la mayor parte de los países europeos en la economía digital.

Asia y Estados Unidos están sabiendo liderar un proceso importantísimo, decisivo y vital para conformar la economía del futuro. La Europa tiene meras delegaciones cuasi comerciales en Dublín de las grandes empresas tecnológicas, Sus startups deben vencer restricciones poco propicias para innovar en la disrupción, enfrentarse a crecientes regulaciones absurdas y que les sitúan en franca desventaja respecto al resto del mundo (*). Deberíamos estar alentando a nuestras empresas a tareas mucho más productivas como las que señalaba más arriba: creatividad, talento, tecnología, etc.

________________________________________________

(*) La Europa de los ciudadanos se ha erigido en líder mundial de los derechos de los usuarios de Internet.... Sus empresas deben cumplir leyes y condiciones que otras ubicadas en el resto del mundo incumplen. No ha entendido las reglas del juego. No se pueden fijar restricciones locales a empresas globales, perjudican a su propia oferta digital.


Publicar un comentario en la entrada