martes, noviembre 11, 2008

Joseph Stiglitz y la reforma del sistema financiero internacional

Interesante artículo de Joseph Stiglitz en Telegraph "Financial crisis: Europe's leaders can seize this opportunity to fill the leadership gap" con vistas a la reunión del G-20 en la que finalmente estará presente España. Señala, entre otras cosas, la necesidad de plantear una "reforma de la arquitectura financiera mundial".

Viene a decir que Bush no sólo ha generado una crisis que lleva la etiqueta de "made in America" consecuencia de la desregulación y la filosofía de las políticas económicas que ha ejercido durante ocho años sino que la falta de liderazgo de los EE.UU. da a otros la oportunidad de intervenir para llenar el vacío.

Según Stiglitz, Francia y el Reino Unido han reconocido esto como un nuevo "Bretton Woods". Una oportunidad para impulsar no sólo los nuevos reglamentos necesarios para restablecer la confianza y prevenir este tipo de crisis financiera mundial e impedir que vuelva a ocurrir, pero también para un nuevo orden financiero mundial. Estas reformas son necesarias si se plantea que la globalización de los mercados financieros funcione, insiste Stiglitz.

"Necesitamos una moneda de reserva mundial, sobre la base de una canasta de monedas, a fin de reflejar el mundo multipolar de hoy. Este sistema ayudará a evitar una repetición del peligroso y gran déficit que los EE.UU. ha tenido en los últimos 25 años".

lunes, noviembre 03, 2008

Politicas de innovación universitaria

Antes que nada tendríamos que cambiar el modelo de universidad (con posterioridad ver la ponencia escrita para UIMP Universidad 2.0, así como Ciencia e Innovación 2.0.

Algunas ideas o pildoritas sobre políticas de innovación universitaria, aparte de las reformas de fondo, pueden ir en las siguientes direcciones:

1. Crear una cultura emprendedora (premios, incentivos, recursos...) fomentar el apoyo de todo tipo: publicidad y reconocimiento de buenas practicas. Potenciación de centros competitivos en las universidades de emprendedores siguiendo en América Latina modelos como el del TEC de Monterrey y el modelo anglosajón como referente.
2. Impulsar el desarrollo y avance de sectores estratégicos de futuro. Apoyo a la constitución de fondo de capital riesgo centrado en sectores muy estratégicos (ej. nanotecnología), de futuro que ayudaran a diversificar y potenciar a las universidades y a los futuros tejidos económicos del país.
3. Incentivos a la creación de patentes y productos universitarios competitivos. Premios, dotaciones, etc.
4. Fomentar el desarrollo de parques científicos-tecnológicos especializados en las universidades y cuya especialización responda a las necesidades de la base económica del territorio.
5. Fomentar una red iberoamericana de centros de investigación y de transferencia de tecnología ligados a sectores estratégicos: medioambiente, nanotecnología, nuevas energías, nuevas tecnologías, biotecnología, (con la participación de las grandes empresas afines de todos los países). Redes personales presenciales y virtuales.
6. Impulso de un centro de prospectiva en Ciencia y Tecnología de ámbito iberoamericano y quizás con el apoyo de Universia. Diseñando escenarios y estartegia de futuro.
7. Creación de unos premios y reconocimientos nacionales en Ciencia tecnología, innovación, nuevas tecnologías, etc.
8. Apoyo a plataformas online Innoversa y a la internacionalización del conocimiento socialmente competitivo.
9. Auditorias e indicadores de rentabilidad social de la actividad docente e investigadora. Ciencia 2.0.
10. Atracción de talentos nacionales y extranjeros. Inmigración universitaria de la myor cualificación.

domingo, noviembre 02, 2008

Globalización y relevancia territorial: el caso de Alicante

Queda poco de aquella economía alicantina de los años sesenta y setenta


Los estudiosos de la economía alicantina han sido testigos en los últimos años de su capacidad para superar cambios importantes. De hecho, actualmente queda poco de aquella economía alicantina de los años sesenta y setenta.La provincia alicantina ha demostrado sobradamente que su capacidad empresarial es uno de sus principales activos y ha sido diestra a la hora de encontrar nuevas vías a las que afianzarse para proseguir su crecimiento.

Actualmente, con la crisis inmobiliaria y la globalización, debe enfrentarse nuevamente a cambios y retos importantes. Se podría decir que el caso alicantino puede ser un ejemplo muy característico y representativo de otros muchos espacios españoles y europeos que deben enfrentarse a las exigencias de la globalización. Esta última impone cambios orientados a incrementar su relevancia territorial.

La escala, el tamaño es importante en la era de la globalización


Aunque hay otros problemas cuya entidad no quisiera ni mucho menos encubrir, sí hay un cierto dilema en cuanto al alcance o ambición del modelo alicantino. La globalización, el marco de la Unión Europea, muy especialmente el tamaño de los nuevos países emergentes, le confiere a la escala un componente estratégico de primera magnitud.

Al respecto, Alicante debería aspirar a ser referente territorial europeo –al igual que Valencia- y dejar de ser concebida como una provincia “mediana” en nuestro entorno económico y político. Como espacio económico supera a todas las provincias que ostentan capitalidad de Comunidad Autónoma, con la excepción de Madrid, Barcelona y Valencia.

Al igual, que hoy vemos que España reivindica su peso e influencia entre los países más poderosos económicamente. Alicante debería reivindicar –en el marco de la Comunidad Valenciana- su peso estatal. El peso económico y demográfico de Alicante le permite disputar a muchas capitalidades de Comunidades Autónomas un protagonismo locacional muy relevante en términos de atracción y generación de riqueza económica.

Si aceptamos estas premisas esto tiene importancia a efectos de nuestro aeropuerto, nuestra política tecnológica, nuestra oferta urbana y el desarrollo de servicios especializados, la actividad financiera…

 Alicante en la encrucijada


La provincia de Alicante vuelve a sentir otra crisis de modelo. En este debe enfrentarse a las exidencias de la globalización y de nuestra plena integración en la una Europa que incremeta su tamaño de forma contínua. Podría decirse que está en la encrucijada a la hora de tomar una serie de decisiones relevantes:

  •  Una débil capitalidad, escaso desarrollo de servicios avanzados. Hoy es una cuestión de tamaño lo que explica la captación y desarrollo de servicios especializados avanzados. Para esto hay que “vender” en el exterior no solo la provincia sino el peso conjunto de Alicante y Elche (medio millón de habitantes, tres universidades, uno de los aeropuertos más importantes en tráfico aéreo internacional, oferta educativa y sanitaria importante, unos de los principales parques industriales del mediterráneo, etc.). Esto es importante, puesto que las ciudades desempeñan un papel clave. Alicante y Elche por separado no son capaces de entrar en el tamaño “visible” a una escala global. Aunque su gestión política y administrativa sea independiente, su venta, su marketing debería ser conjunto en beneficio de ambas ciudades y de una provincia que necesita ser vista en consonancia con el peso total de su PIB, su población y su crecimiento.
  •  Consolidar el el futuro su potencial inmobiliario y turístico. La actual crisis debe aprovecharse para darle entidad tecnológica al sector de la construcción y configurarlo como referente europeo. En el futuro inmediato habrá que empezar a construir de otra forma y la credibilidad exterior también potenciará la salida de nuestros productos (venta de viviendas y exportación de nuestra actividad constructora e inmobiliaria). Esa entidad tecnológica también deberá ser visible y relevante no sólo en términos regionales o nacionales, sino hay que insistir, europeos. De lo contrario servirá de poco.
  • Un centro financiero natural. Así las cosas parecería relevante, tal como se ha señalado acertadamente estos días que Alicante se potenciara como centro financiero, siguiendo el modelo ya existente en muchos países de separar los centros financieros de los políticos. En los últimos años, Alicante se ha consolidado como un “centro natural” financiero interterritorial que cubre comunidades como Murcia, Baleares, Cataluña y la propia Comunidad Valenciana. La actual crisis financiera impondrá aumentar estratégicamente esta escala territorial y consolidar su posición como uno de los principales centos financieros junto Madrid y Barcelona. Al respecto, Alicante esta mejor posicionado que Valencia para llevar a cabo este objetivo, dado que es espacio alicantino es “más neutral” desde un punto político, a la hora de protagonizar con éxito potenciales fusiones interegionales.
  • En esta encrucijada, en estos retos, es fundamental para Alicante que la propia Comunidad Valenciana la considere estratégicamente como cuarta provincia española en términos demográficos y económicos. Esto es, que haga valer su peso en España. Y es que una Comunidad que ostente la tercera y cuarta provincia debería acaparar un liderazgo territorial decisivo dentro de la “Gran Diagonal europea” (una vez desplazada la relevancia del eje del mediterráneo español) y su potencial para vertebrar riqueza en España y en Europa.

sábado, noviembre 01, 2008

La Ministra Garmendia y su Plan Estratégico

Es tranquilizante oír a la Ministra Garmendia que el problema de las universidades es su falta de financiación estable y, muy especialmente que lleve un plan estratégico debajo del brazo que sitúa a los campus universitarios como motores de la economía nacional. Algo de esto escribí hace tiempo (Ver Las universidades motores del crecimiento económico) y para empezar, como planteamiento ministerial no está nada mal, especialmente si consigue que sus compañeros de Gobierno se lo crean y actúen en consecuencia (Ministerios de Industria, Nuevas Tecnologías (perdón este no existe), Economía...).

Dice la Ministra que hace falta un "nuevo modelo de universidad más innovador" y "con mayor proyección internacional". Y nuevamente no puedo estar más de acuerdo.

El "Plan Estratégico Universidad 2015" pretende situar a España entre los 10 países más avanzados del mundo en educación superior universitaria, ciencia, tecnología e innovación y a nuestras universidades entre las más atractivas y competitivas de Europa". Suena bien. Pero lo que realmente me deja un poco escéptico es que el problema sea básicamente una cuestión de financiación. Demasiado fácil.

En algúna otra entrada hablaré de algunas políticas de innovación en las universidades que no veo suficientemente reflejadas en su Plan.

Temas relacionados con La Ministra Garmendia y su Plan Estratégico