sábado, junio 17, 2006

El arte de motivar

Sobre el arte de motivar, la selección española, la motivación en la educación...

Hace un mes escribía en el diario Información un artículo con el título: Empresa: motivación y liderazgo, a raíz de un imaginativo trabajo de mis alumnos de la asignatura de Economía de la Globalización (ver Globalización). En el citado artículo mencionaba las técnicas del coaching, importadas desde el mundo del deporte.


Hoy sábado, todo innundado por el mundial de fútbol, me han venido a la mente Luis Aragonés y la selección española de fútbol. Tras el rotundo 4-0 del España- Ucrania, nadie podría negar la alta motivación que mostraron los jugadores de la selección española en el campo. Y es que la cosa tiene mérito tras una historia de la selección española plagada de fracasos.

Contra todas las previsiones, el equipo jugó sorpendentemente con una fuerza capaz de batir al más temible adversario. Quizás la selección española hubiera vencido ese día a cualquier gran equipo que se hubiera puesto por delante... En cada minuto del España- Ucrania, se percibía en los jugadores españoles un derroche de motivación, inspiración y brillantez. El vídeo de YouTube recoge la construcción genial del gol en el que intervino Puyol. ¿Mérito de Luis Aragonés? ¿Resultado del escepticismo que se había generado en torno a la "eterna aspirante" (nuestra selección) y la reacción de los jugadores? En todo caso, algo o alguien obró el milagro.

La motivación en las aulas

Mi escaso dominio del fútbol me lleva a dar un gran salto a las aulas, quizás con la esperanza de que el coaching sea realmente aprovechable no sólo para la empresa sino también para nuestras aulas.

Me vienen a la mente preguntas del tipo: ¿Nos preocupamos de motivar a nuestros estudiantes? ¿Realmente alguna vez hemos planteado seriamente la motivación estudiantil como prioridad o como tema relevante? ¿Debe existir en la Universidad una cultura de la motivación estudiantil? ¿Somos conscientes de los enormes costes de la desmotivación o suficiente falta de motivación estudiantil? ¿Cabría plantearse como meta la incorporación de las técnicas de motivación para hacer un aprendizaje más eficiente?

La consideración de la motivación es creciente en la educación preuniversitaria. En mi generación el arte de motivar de algunos maestros era lo que nos inducía muchas veces a superar problemas de aprendizaje e incluso orientarnos en nuestras vocaciones estudiantiles. En sentido contrario, la desmotivación nos llevaba a desarrollar fobias hacia algunas disciplinas... Pero en realidad la motivación era un tema muy secundario.

Percibo con mis hijos que el arte de motivar en la educación primaria y secundaria ha avanzado notablemente. Algunas disciplinas como las matemáticas empiezan a gustarle a los niños, disfrutan con sus razonamientos lógicos y con los cálculos... Los chavales se lo pasan muy bien en algunas clases, están motivados para aprender. Me inclino a pensar que los recursos aplicados a la educación son socialmente mucho más rentables y efectivos debido a la motivación que se desarrolla en torno a nuevos métodos y a entusiastas profesores dispuestos a aplicarlos.

Me quedo con la idea de que quizás deberíamos reflexionar más acerca de la motivación en nuestra aulas. Motivar a los jugadores de la selección española está muy bien, pero quizás estaría mejor que se emplearan recursos para motivar a profesores y alumnos ¿No creen?.


Dedicado a la profesora Luisa García (Colegio Europeo)
Por su arte de motivar a los niños
Publicar un comentario